Sector Cuidados: el impacto de la negociación colectiva

26

El Presidente Mundial de UNI Cuidados, Carlos West Ocampo, utilizó la sesión del plenario de la OIT sobre “La Mejora del Empleo y de Trabajo en la Salud” para explicar cómo los sindicatos están cambiando el sector de cuidados para mejor. West Ocampo tomó a la Argentina como un buen ejemplo de los efectos positivos de la sindicalización en el sector cuidados, con trabajo decente y más programas de formación.

Desde hace más de 20 años FATSA instrumentó un Programa Nacional de Formación Profesional destinado a cubrir la necesidad de atender la falta de Enfermeros Profesionales, Técnicos en distintas Especialidades y Asistentes Geriátricos, en el Sistema de Salud en todo el país.

El financiamiento del Programa fue acordado con los empleadores en el marco de las distintas negociaciones colectivas nacionales que dan cobertura a los distintos sectores de la actividad de la Salud, con una contribución patronal promedio equivalente al 1% de la masa salarial  aportado por los empleadores y administrado por el Sindicato.

Hasta la fecha se han formado más de 30.000 enfermeros, técnicos y asistentes en todo el país.

El Programa tiene cobertura nacional en el Sector Privado de la Salud.

Con el fondo recaudado se le ha dado asistencia a grupos sociales sin oportunidades de estudio y sin acceso a los Servicios de Salud. Actualmente y con acuerdos con distintas comunidades indígenas autóctonas de nuestro territorio se han firmado acuerdos para financiar la formación de miembros de las comunidades aborígenes de enfermeros y agentes sanitarios, con el compromiso social de no abandonar sus comunidades originarias y mejorar así la calidad sanitaria de esas poblaciones. Más de 200 jóvenes fueron beneficiarios de becas para poder formarse, vivienda y materiales de estudio.

En el Sector Público en acuerdo con diferentes estados provinciales se han becado a más de 10.000 jóvenes sin trabajo y trabajadores sin las capacidades necesarias, para formarlos como enfermeros. Los estados asumieron el compromiso de becar a los jóvenes y trabajadores e incorporarlos a sus planteles de trabajadores de salud al momento de finalizar los estudios y el sindicato a llevar adelante los cursos necesarios para formarlos. Al momento de presentar este informe más de 9.000 enfermeros se encuentran incorporados a los planteles de Salud Pública.

Este es un ejemplo de cómo la negociación colectiva y el diálogo social puede atender las necesidades de los trabajadores, cubrir las carencias en educación de los estados, mejorar las condiciones laborales de los trabajadores, contribuir al mejoramiento del Sistema de Salud y la calidad de vida de los ciudadanos.